BEATO FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE: FARO DE DIOS PARA LOS HOMBRES.

BEATO FRAY LEOPOLDO DE ALPANDEIRE:
FARO DE DIOS PARA LOS HOMBRES.

Era aún de noche cuando llegamos a la Base Aérea de Armilla, queríamos estar en un buen sitio para participar en el acto de beatificación de Fray Leopoldo. Pensábamos que íbamos a estar pocos por lo temprano que era, pero el ambiente que nos encontramos era de auténtica fiesta, y en todos los rostros mucha alegría y deseos de pasar un buen día; también nervios, pues la emoción nos embargaba por el momento que íbamos a vivir. Son experiencias que aquí no se viven a menudo.

A las ocho un poco de café y unos dulces ¡había mucha mañana por delante! Y había que tener fuerzas. Muchas caras conocidas, la alegría de encontrarte allí con muchos amigos. Nos dio mucha alegría saludar a nuestros queridos seminaristas, voluntarios de excepción. Realmente nos sentíamos una familia que se había reunido para celebrar una auténtica fiesta.

Y el protagonista de todo: un fraile capuchino que dejó una honda huella en muchos corazones, que como dijo el Santo Padre en el rezo del Ángelus: fue un “un canto a la humildad”.

Cuando Monseñor Amato leyó la carta en la que el Santo Padre lo declaraba beato, un aplauso resonó en los Llanos de Armilla, la emoción contenida durante tantas horas brotaba de cada corazón de los que allí estábamos, mientras se descubría el tapiz con la foto de Fray Leopoldo.

Bellas palabras del Prefecto para la Causa de los Santos hablando de Fray Leopoldo, que lo describió como un hombre que enseñó el camino de la justicia a través de su caridad, humildad y devoción mariana, un faro de Dios para los hombres”. Ver en el altar a Santa María de la Alhambra y al Cristo del Silencio, delante de los cuales tantas veces habría rezado Fray Leopoldo, nos llenaba de alegría y agradecimiento por pertenecer a esta gran familia, que como concluía el superior de los Capuchinos en Andalucía en ese deseo de que le llegaran al Santo Padre, nos emocionamos cuando rezamos, hacemos de nuestra oración canción, de nuestra fe alegría y gozo.

Nos unimos a las palabras de agradecimiento de D. Javier, nuestro Arzobispo, por Fray Leopoldo y le pedimos que nos acompañe en este empeño de construir juntos la Iglesia en familia, de formar juntos el Pueblo de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?