COMO UNA UNICA FAMILIA

Del 18 al 28 enero celebramos el octavario por la unidad de los cristianos. La unidad es necesaria: muchos son los miembros, pero uno solo el cuerpo (1 Co. 12, 20). Sentirnos todos miembros de un único cuerpo, una única familia, alrededor de un único Señor del cual todos procedemos. Todos tenemos es responsabilidad, como en cualquier familia, de confesar a Cristo como Señor, esta debe de ser nuestra oración, unirnos a la de Jesús y esforzarnos en cumplir su oración “para que ellos sean uno… y el mundo crea que tú me has enviado» (Jn 17, 21).
Es necesaria la diversidad y el pluralismo, como en toda familia, pero estamos llamados a ser los instrumentos del amor fiel y reconciliador de Dios en un mundo marcado por tantas separaciones y alienaciones. Bautizados en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y profesando nuestra fe en Cristo crucificado y resucitado, somos un pueblo que pertenece a Cristo, pueblo llamado a ser el cuerpo de Cristo en y para el mundo. Por ello, Cristo oró por sus discípulos: que sean uno, para que el mundo crea.
Es necesario un gran respeto hacia los demás, hacia los dones de cada uno, sentir que todo es nuestro, que formamos un único cuerpo, tenemos que hacernos fuertes en el carisma que supera a todos, en el amor: amor a cada hombre que encontremos, solo el amor recíproco entre todos los miembros puede hacer que todos los miembros seamos un único cuerpo y que los cristianos seamos una única familia. Es lo que pedimos al Padre desde la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar: “muchos son los miembros, pero uno solo el cuerpo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?