DON JAVIER ANIMA A LAS FAMILIAS EN ESTE COMIENZO DE CURSO DE LA DELEGACION DIOCESANA DE PASTORAL FAMILIAR. VISITA AL CENTRO DE ORIENTACIÓN FAMILIAR RONDA 110.

DON JAVIER ANIMA A LAS FAMILIAS EN ESTE COMIENZO DE CURSO DE LA DELEGACIÓN DIOCESANA DE PASTORAL FAMILIAR. VISITA AL CENTRO DE ORIENTACIÓN FAMILIAR RONDA 110.
Ya os contábamos en la entrada anterior la visita de D. Javier a la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar, y lo que supuso para todos nosotros. Pero otro momento de gracia particular en este comienzo de curso fue la visita que D, Javier realizó al Centro de Orientación Familiar Ronda 110 el lunes 25 de noviembre.
El COF RONDA 110 comenzó su andadura en 1992 como un centro diocesano especializado en la atención y ayuda de los matrimonios que acuden en la resolución de problemas personales, conyugales y familiares, con el objetivo de resolver sus dificultades relaciones y nace como una exigencia del III Sínodo diocesano granadino de 1990 con el objetivo de la prevención y actuación en problemas familiares mediante la orientación y el consejo.
La sala donde normalmente tienen sus reuniones de trabajo se quedó pequeña para acoger además de a los miembros del COF y a D. Javier, a nuestro Consiliario D. Antonio Luis Martín y a Paco Huertas y Toñi Delgado, los Delegados de Pastoral Familiar, que también participaban en la reunión.

Comenzó Enrique Alonso, Director del Centro, haciendo una interesante síntesis de la última memoria presentada que recoge la vida del COF. Los datos estadísticos que Enrique iba enumerando, rápidamente iban tomando cuerpo y calor con las aportaciones de los presentes, sus impresiones y experiencias de todos estos años, las heridas curadas, los problemas resueltos, como la ausencia de comunicación estaba en el fondo de muchos de estas situaciones… para ellos era como entrar en los pequeños sagrarios que son cada una de las personas que allí se acercan. Las palabras de D. Javier volvían a ser de ánimo y estímulo para cada uno en este servicio que la Iglesia de Granada presta a través del trabajo desinteresado de estas personas, interesándose en muchos momentos por aspectos concretos de la vida del COF y siguiendo con mucho interés todo lo que allí se iba exponiendo
Desde La acogida que la hacen personas voluntarias con capacidad de escucha, es el primer contacto que se tiene al acudir al COF, por lo que su función es importantísima. Ellos asignan al orientador y conciertan la primera entrevista, en la actualidad son seis personas las que hacen esta interesante función. Los orientadores también son voluntarios pero con preparación universitaria específica que acompañan a las personas que acuden durante sus procesos de cambio, hasta que encuentran la mejor solución a su situación particular. En la actualidad son nueve personas que realizan esta importante labor. Cuando la situación lo requiere, se derivan a otros profesionales relacionados con temas conyugales y familiares: abogado, psicólogo, psiquiatra, sexólogo, ginecólogo, sacerdote,…
Desde hace unos seis años un colaborador de Acogida ofrece a quien lo solicita un servicio de ayuda de búsqueda de empleo, a través direcciones de empresas o particulares que ofrecen trabajo, habiéndolo encontrado más de 150 personas. Desde su apertura se han atendido más de 1200 familias y dado que en la mayoría de las ocasiones es preciso escuchar a otros miembros del entorno familiar, habremos recibido a más de dos mil quinientas personas.

 También le expusieron los miembros del COF a D. Javier la gran preocupación que tienen, pues cada vez ven más necesaria ir preparando nuevos orientadores que puedan poco a poco ir haciendo el relevo que por la edad ya empieza a ser necesario: actualización de los que hay y formación de nuevos orientadores eran las dos cuestiones que más preocupan. Inquietudes que fueron rápidamente acogidas por nuestro arzobispo, que veía de mucha importancia el trabajo en el Centro se lleva a cabo. En otro momento se veía la  necesidad de seguir trabajando en el acompañamiento a los matrimonios jóvenes, para poder contrarrestar los cada vez más numerosos mensajes que les llegan y que dificultad que descubran la experiencia radical que supone el amor en nuestra vida, amor que solo tiene un origen: el amor que procede de Dios, ese amor hermoso al que Dios nos llama.

Nos animaba también D. Javier a mostrar esta belleza del amor vivido en la familia, mostrar familias felices, familias que han hecho de Cristo el centro de sus vidas, familias que muestren a sus contemporáneos como Cristo es el camino para la búsqueda de la plenitud del amor que cada matrimonio anhela y desea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?