EL PAPA FRANCISCO: «EL CATEQUISTA ES UN HOMBRE DE LA MEMORIA DE DIOS SI TIENE UNA RELACIÓN CONSTANTE CON ÉL Y CON EL PRÓJIMO»

El santo padre ha celebrado la misa en la Jornada de los Catequistas

Para explicar porqué sucede que a veces las personas ponemos nuestra seguridad en las cosas, ha dicho que «si falta la memoria de Dios, todo queda comprimido en el yo, en mi bienestar. La vida, el mundo, los demás, pierden consistencia, ya no cuentan nada, todo se reduce a una sola dimensión: el tener». Y así ha recordado que «estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, no de las cosas, no de los ídolos».

Un segundo aspecto del que papa ha hablado en su homilía es sobre la labor de los catequistas. De tal modo ha afirmado que el catequista es el «que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás». Y ha puesto como ejemplo a la Virgen María, que «no se cierra en sí misma» y que tras recibir el anuncio del Ángel lo que hace es ponerse en camino, «su primer gesto es hacer memoria del obrar de Dios», ha dicho el papa.

En el cántico de María – ha proseguido – está también la memoria de su historia personal, la historia de Dios con ella, su propia experiencia de fe. Y así es para cada uno de nosotros, para todo cristiano: la fe contiene precisamente la memoria de la historia de Dios con nosotros, la memoria del encuentro con Dios, que es el primero en moverse, que crea y salva, que nos transforma. Así mismo, recuerda el papa que el catequista «es un cristiano que lleva consigo la memoria de Dios, se deja guiar por la memoria de Dios en toda su vida, y la sabe despertar en el corazón de los otros».  Por eso ha preguntado el papa a los catequistas: «¿somos memoria de Dios? ¿Somos verdaderamente como centinelas que despiertan en los demás la memoria de Dios, que inflama el corazón?»
Para finalizar Francisco ha hablado del camino a seguir para no ser superficiales, «como los que ponen su confianza en sí mismos y en las cosas». Una clave la da san Pablo en la carta a Timoteo «tender a la justicia, a la piedad, a la fe, a la caridad, a la paciencia, a la mansedumbre». Y ha añadido que «el catequista es un hombre de la memoria de Dios si tiene una relación constante y vital con él y con el prójimo».
Al concluir, ha pedido al Señor «que todos seamos hombres y mujeres que custodian y alimentan la memoria de Dios en la propia vida y la saben despertar en el corazón de los demás».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?