FAMILIAS NUEVAS DE LOS FOCOLARES PREPARAN LA NAVIDAD 2009. ADVIENTO 2009.

Día de auténtica fiesta el que vivimos en el colegio de los Salesianos del Zaidín un grupo de Familias Nuevas de los Focolares y familias amigas que nos propusimos pasar el día juntos hablando de lo que es realmente importante y da sentido a nuestra vida: “contar con la presencia de Jesús entre nosotros”, sentir que la familia es una Iglesia doméstica, una comunidad de amor.

Los problemas, las dificultades, las situaciones dolorosas, las enfermedades… todo se ilumina con la presencia gozosa de Dios Amor en cada familia, que consciente de su presencia, lo elige como único bien de sus vidas, como único motor de su vida de familia.

Vida de familia que hay que poner de relieve, como una luz que brille delante de los hombres, todo para gloria de Dios, el único que puede transformar la vida de familia, familias que se identifiquen con la voluntad de Dios y que sus vidas sean “una buena obra” para gloria de nuestro Padre que está en los Cielos.

Familias que revelen a través de su vida la presencia de dios que se manifiesta allí donde dos o tres están unidos en su nombre, una presencia que Jesús ha prometida a la Iglesia hasta el fin de los tiempos. Palabras que tienen especial significado en la vida de familia en los momentos difíciles en los que una vida coherente es la mejor respuesta a estas situaciones de dificultad.

Los protagonistas los más jóvenes de la casa.

Los más pequeños, además de jugar como jugaría Jesús Niño, contaban sus pequeñas experiencias: “… mi amiga estaba sola y la invité a jugar…”, “obedecí corriendo a mi padre, aunque estaba cansado”, “repartí las chucherías con mi hermano que ya las había terminado”… al tiempo que preparaban sus participación en la fiesta que el domingo tendrán el Movimiento de los Focolares en el colegio de la Virgen de las Angustias

Los más mayorcillos pensaban en su mercadillo solidario del sábado 19 y el domingo 20, en el salón de la Carrera de la Parroquia de las Angustias: “tenían que ser amor” para cada persona que se encuentren ¡es una acción solidaria” y la solidaridad, el amor al prójimo empieza amando a los primeros que se encuentren, los que se acerquen a preguntar por algún objeto del mercadillo solidario.

La comida fue un bello momento para seguir profundizando y compartir no solo nuestra vida, sino también lo que habíamos llevado para comer; no se sabía quien era el hijo de quién, ni quien el hermano… todos somos familia. Momento emotivo fue el cantar juntos, jugar… cualquier momento es bueno para amar y construir juntos.

Un día feliz, seguro que por la tarde terminaron cansados ¡amar cansa!, pero felices de ver que es posible una familia nueva, una sociedad nueva, una humanidad nueva que reconozca como único motor de sus razón de ser, la gozosa presencia de DIOS AMOR entre ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?