FIESTA DE LA FAMILIA: “La familia, lugar donde se aprende a amar”

DOMINGO 12 DE ENERO DE 2014
“Somos notas de música en manos del compositor:
dejemos que Dios componga la melodía”
Son palabras de Álvaro Roca, nuestro seminarista que nos hizo vibrar durante la tarde de fiesta con su guitarra al acercarnos a la belleza del flamenco a través de su guitarra haciéndonos viajar por la geografía andaluza  por los distintos palos que fue tocando.
Somos conscientes, por la proximidad con los días de fiesta de Navidad, de que cuesta un poco sacar adelante la Fiesta de la Familia con la que tratamos de concluir los actos que con motivo de la Solemnidad de la Sagrada Familia celebramos cada año. Esfuerzo que cada año cuesta menos trabajo llevar adelante, pues cada vez se contamos más con la colaboración de los Movimientos Familiares de la Diócesis, en esta ocasión con el Movimientos Familiar Cristiano y Hogares Nuevos.

La cita era la tarde del domingo 12 de enero, día del Bautismo del Señor con el que se concluye el tiempo de Navidad: “una tarde de fiesta, con un momento especial para la Eucaristía y concluyendo con la merienda. Es una fiesta entrañable, pues pretende ser ese momento de familia en el que los “talentos” se ponen en común, pensando sobre todo en los más pequeños, que son los verdaderos protagonistas de la tarde.

Comenzamos presentándonos los movimientos que normalmente colaboran con Pastoral Familiar de una manera informal y alegre cantando “Así es mi Granada” tratando de involucrar a la Sala, aunque reconocemos que tenemos que seguir practicando para otra ocasión.
Siguieron después jóvenes del MFC con un moderno baile con el que a través de la música y la danza nos animaron “a amar la vida” un mensaje que por muchas veces que lo repitamos nunca será suficiente. A los más jóvenes siguieron los padres, que representaron a través del simpático cuento “Los caballeros de color”, como es solo a través del trabajo conjunto como se consiguen aquellos objetivos que son un bien para el grupo o la comunidad.
A continuación el escenario se llenó de magia e ilusión y de nuevo “Juan Contreras” nos transportó a un mundo donde todo es posible, donde cualquier cosa puede ocurrir. Realmente lo pasamos bien, parecía que estábamos en casa y que todos nos conocíamos de siempre. Hizo dos juegos que aún nos están dando que pensar: “un pañuelo que cambia de ubicación, viajando por el salón de actos sin que ninguno pudiéramos verlo y apareciendo dentro de una barra de pan” y en segundo lugar “invirtió el orden lógico de los acontecimientos a través de una predicción, cuando dos personas elegidas al azar de la sala, leían al par dos textos elegidos en momentos distintos de la tarde y que cosa de magia, el había podido adivinar cual sería el que el azar de unos dados, cuatro concretamente, elegirían.”

Aunque lo que seguro consiguió Juan, fue ilusionarnos, ayudarnos a mirar al que tenemos a nuestro lado, a verlo con otros ojos, a ver más allá de lo que normalmente creemos que vemos.

Después Álvaro nos llevó al mundo del flamenco, nos deleitó llevándonos desde una granadina a un fandanguillo, desde el Sacromonte a Jerez. Con sus palabras comenzábamos esta crónica, palabras que llegaron al alma de cada uno de los que casi llenábamos el salón de actos del Seminario Mayor de San Cecilio de Granada. Hizo que nos sintiéramos en casa, que sintamos una vez más a cada uno de los seminaristas de nuestra Diócesis como nuestros, como parte de nuestra familia. Cada uno de ellos son un don para la Iglesia de Granada y para todas las familias de nuestra Diócesis.
Después del Álvaro, el escenario volvió a llenarse de gente joven, y fueron en esta ocasión los Hijos de Hogares Nuevos los que a través de una representación nos llevaron a situaciones de la vida de familia, a las que solo, con la mirada puesta en Jesús, se les puede encontrar un sentido. Jóvenes artistas, que además de disfrutar en el escenario, de pasárselo bien, nos hicieron a todos emocionarnos con el relato que nos representaron.
Con Miguel y Carlos volvió a llenarse el salón de actos de música y belleza, de armonía e ilusión que por momentos animaban a cerrar los ojos y a dejar que la imaginación volase a través de la música con la que nos deleitaron. Carlos con la guitarra y Miguel con el violín, hicieron que de las cuerdas de oro de sus instrumentos bellas melodías que a todos nos hicieron soñar, llevándonos desde el rock de los Beatles a una bella interpretación de Granada de Agustín Lara.
Es de agradecer a cada uno su disponibilidad y su colaboración en esta tarde de fiesta y los esfuerzos que tuvieron que hacer para estar esa tarde con nosotros; pero sobre todo al Mago “Juan Contreras” y al Dúo “Miguel y Carlos”, sobre todo por hacerlo de forma desinteresada.

La tarde continuó con la Eucaristía en la Capilla del Seminario, durante la cual, a los pies del altar, dimos gracias a Dios por el don que es la familia y pedimos por todas las familias, especialmente por aquellas que lo están pasando mal por la falta de trabajo, por las que tienen dificultades. 

La tarde la terminamos compartiendo la merienda y cambiando impresiones de lo que había dado lugar la tarde, de disfrutar unos de otros, se seguir sintiéndonos familia, de construir en familia la Iglesia, de formar parte del pueblo de Dios.

PASTORAL FAMILIAR DE GRANADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?