GUION LITURGICO SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACION DEL SEÑOR 2012.

Lunes, 26 de marzo de 2012
SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR
Jornada por la Vida: “AMA LA VIDA, TODA LA VIDA”
Guión litúrgico.
Fuente:
Subcomisión de Familia y Vida de la CEE



RITOS INICIALESCANTO DE ENTRADA
SIGNACION Y SALUDO AL PUEBLO CONGREGADO.
MONICION DE ENTRADA
En medio de nuestro camino cuaresmal, que nos conducirá a la celebración gozosa de la Pascua, la Iglesia celebra hoy la solemnidad de la Anunciación del Señor, en la que se conmemora el anuncio del ángel a María y la encarnación del Hijo de Dios, el inicio de su vida humana.
La Iglesia no podría encontrar mejor fecha en el año para celebrar una jornada por la vida que este día, nueve meses antes del día de Navidad, en el que conmemoramos que, gracias a la disponibilidad de la Virgen, el Hijo de Dios se hizo carne de nuestra carne para caminar por nuestro mismo camino y conducirnos hacia la vida de Dios.
Como María abrió su corazón al anuncio del ángel, abramos hoy nosotros nuestros corazones de un modo especial para que amemos y cuidemos toda vida humana desde su inicio hasta su fin natural
”.

ACTO PENITENCIAL
El Señor Jesús, que nos invita a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, nos llama ahora a la conversión. Reconozcamos, pues, que somos pecadores, e invoquemos con esperanza la misericordia de Dios.
– Tú, que iniciaste tu vida humana en las entrañas de la Virgen: Señor, ten piedad. R. Señor, ten piedad.
– Tú, que has compartido en todo nuestra condición humana menos en el pecado: Cristo, ten piedad. R. Cristo, ten piedad.
– Tú, que fuiste fiel hasta la muerte para que nosotros tengamos vida y vida abundante: Señor, ten piedad. R. Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. R. Amén.
GLORIA

ORACIÓN COLECTA
Señor, tú has querido que la Palabra se encarnase en el seno de la Virgen María; concédenos, en tu bondad, que cuantos confesamos a nuestro Redentor, como Dios y como hombre verdadero, lleguemos a hacernos semejantes a él en su naturaleza divina. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. R. Amén.
LITURGIA DE LA PALABRA LECCIONARIO: volumen V, lecturas de la solemnidad: Is 7, 10-14; 8, 10; Sal 39;
Heb 10, 4-10; Lc 1, 26-38.
HOMILÍA
PROFESIÓN DE FE
ORACIÓN UNIVERSAL
Recordando, hermanos, el momento en que la Palabra de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros, oremos a Dios, fuente de vida y de todo bien.
Oremos, en primer lugar, por la Iglesia extendida de oriente a occidente para que, a ejemplo de la Virgen María, acoja, celebre y anuncie el Evangelio de la Vida. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos por todos nosotros para que el Espíritu Santo nos haga comprender la grandeza del Misterio de la Encarnación en el que Jesucristo se ha dignado hacerse hombre. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos por los gobiernos y los legisladores de las naciones para que, iluminados por el Espíritu Santo, protejan eficazmente el derecho de la vida desde su inicio hasta su fin natural. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos, de un modo especial en esta jornada por la vida, por los niños no nacidos amenazados por el aborto, para que su vida se vea protegida, sus madres reciban la ayuda necesaria para continuar con su gestación y nadie busque su muerte. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos también por los científicos y los profesionales de la sanidad y de la atención social, para que apoyen siempre la vida y rechacen toda práctica que atente contra la dignidad o la vida de las personas.
Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos, como hacemos siempre, por todos aquellos que sufren en su cuerpo o en su espíritu, para que reciban la ayuda que viene de lo alto y no les falte la ayuda fraternal de los cristianos. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oremos para que nadie ignore que el sufrimiento, la vejez, el estado de inconsciencia y la inminencia de la muerte no disminuyen la intrínseca dignidad de la persona. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Y oremos por nosotros, que nos preparamos para renovar en la noche santa de la Pascua el Bautismo por el que fuimos incorporados a la vida nueva de la gracia, para que, animados por esta jornada y alimentados con el pan vivo bajado del cielo, estemos siempre dispuestos a defender el gran don de la vida humana. Roguemos al Señor. R. Te rogamos, óyenos.
Oh Dios, creador y dueño de todas las cosas, escucha nuestras súplicas confiadas y concédenos a nosotros, creados a tu imagen y semejanza, anunciar con fidelidad el Evangelio de la vida. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

LITURGIA EUCARÍSTICA
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Confirma, Señor, en nosotros la verdadera fe, mediante los sacramentos que hemos recibido; para que, cuantos confesamos al Hijo de la Virgen como Dios y como hombre verdadero, podamos llegar a las alegrías del reino por el poder de su santa resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.
RITO DE CONCLUSIÓN
BENDICIÓN SOLEMNE
El Señor esté con vosotros. R. Y con tu espíritu.
– El Dios, que en su providencia amorosa quiso salvar al género humano por el fruto bendito del seno de la Virgen María, os colme de sus bendiciones. R. Amén.
– Que os acompañe siempre la protección de la Virgen, por quien habéis recibido al Autor de la vida. R. Amén.
– Y a todos vosotros os conceda el Señor de la vida la alegría del Espíritu y los bienes de su reino. R. Amén.
La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros. R. Amén.
DESPEDIDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?