HOMENAJE A CHIARA LUBICH. MPU DE MAR DE PLATA. ARGENTINA

ADJUNTAMOS EL TEXTO QUE NOS HA ENVIADO:
Por Stella Maris Orosco
Fundadora y Directora Ejecutiva del Foro Femenino Latinoamericano Movimiento Políticos Por la Unidad (MPPU) Mar del Plata, Argentina

HOMENAJE A CHIARA LUBICH


“Nosotros buscamos abrir el diálogo 360 grados, con todos los hombres. Y lo hacemos promoviendo cuatro diálogos. En primer lugar, está el diálogo con el mundo católico: con los diferentes carismas, con las diferentes realidades de la Iglesia, con las diferentes sensibilidades; en definitiva, con todo lo que es católico. El 28 de noviembre estuve en el monasterio de Montserrat, y los padres estaban entusiastas, fue una estupenda experiencia de diálogo. El segundo diálogo es el de la unidad entre las diferentes Iglesias y comunidades cristianas. Estuve recientemente en el Consejo Mundial de las Iglesias y visité la catedral de Ginebra, conocida como alcázar del calvinismo. Con estos encuentros, buscamos la unidad, pues la división es un escándalo. En tercer lugar, promovemos el diálogo entre los creyentes de las diferentes religiones. Para ello, tenemos como sistema el mensaje que dejó Juan Pablo II en el encuentro con los líderes religiosos que organizó en Asís. Se trata de la regla de oro que se encuentra en todas las religiones y en todos los libros sagrados: «No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan». Se encuentra en el Evangelio, pero la pueden descubrir los creyentes de las religiones en su propio credo. Nosotros la proponemos en positivo. Les decimos a todo creyente: «Vete a tu libro sagrado, y verás que esta regla está escrita en él». Por último, el cuarto diálogo lo entablamos con aquellos que no tienen la fe como punto de referencia para sus vidas. Estas personas, sin embargo, tienen escrita en el alma la necesidad del amor. Y esta necesidad constituye una base para el diálogo y para la entrega. El amor es la base del diálogo.” (Chiara Lubich, Parlamento Europeo, Madrid, 2001).


El Movimiento Políticos Por la Unidad, a través de su representante en Mar del Plata, Stella Maris Orosco, transmitió su mensaje en Homenaje a Chiara Lubich, al cumplirse el segundo año de su fallecimiento.


“Desde mi humilde experiencia en largos años de militancia social, política, sindical, quiero expresarles” –manifestó la dirigente- “que la historia que juntos forjamos, entre luchas, silencios, sufrimientos… es la que debe motivarnos para hacer prevalecer el respeto, la unidad, el diálogo… destacando la primacía de la equidad social e igualdad de oportunidades.” Con la fuerza del ideal continuó diciendo Orosco: “La política es amor. Por ello, la prioridad de la acción política debe ser la búsqueda del bien común. Esta concepción de vida en democracia es la que concebimos todos los que bregamos por la unidad, la comprensión, la entrega, la auténtica vocación de servicio.”
“Conocemos desde las dificultades cotidianas, el dolor profundo, precisamente por eso debemos abandonar el “Yo” para vivenciar significativamente el “Nosotros”, poniendo en común nuestros gozos y esperanzas.” “Creemos que la “fraternidad” es el paradigma que, a partir de la heterogeneidad social, que permite construir un proyecto de unidad de nuestro pueblo y de todos los pueblos. Por eso nos hemos comprometido a vivirla y alentarla entre aquellos que participamos en política.”


LA VIDA DE CHIARA

Chiara Lubich nació en 1920 en la ciudad de Trento, en el norte de Italia. Tuvo una gran influencia de su madre desde el punto de vista católico, y de su padre, que fue un luchador antifascista en Italia durante la Segunda Guerra Mundial.

A los 24 años, en 1944, siendo maestra de una escuela primaria en Trento, sintió el llamado y a partir de ese momento, en las vicisitudes de la Guerra, en refugios y lugares fuertemente bombardeados -cabe recordar que esa ciudad sufrió, duramente, los rigores de la Guerra-, inició una prédica que se tradujo muy pronto en la fundación del Movimiento de los Focolares.

Ya en sus primeras instancias, es importante destacar algunas de las características originales de dicho Movimiento, como fue la importancia del rol de los laicos en la renovación de las estructuras sociales a partir del «re-descubrimiento» de las Sagradas Escrituras como mensaje de Amor de Dios que a través de relaciones de unidad y amor por todos los hombres sin distinción, promueve una sociedad de hermanos. Su profunda fidelidad a la Iglesia no le impidió ser portadora de este mensaje de amor a los círculos del ecumenismo y del dialogo interreligioso como, a través de su acción en todo el mundo, favorecer una renovación de los presupuestos de todos los ámbitos del actuar humano en especial, el económico y político. Testimonio de ello son las más de 30 “Ciudadelas Mariápolis” presentes hoy en los cinco continentes.

“En un refugio antiaéreo, abrimos por casualidad el Evangelio en la página del Testamento de Jesús; «que todos sean uno, Padre, como tú y yo». Aquellas palabras parecían iluminarse una a una. Aquel «todos» habría sido nuestro horizonte. Aquel proyecto de unidad la razón de nuestra vida.” (Chiara Lubich – Trento, 1944)

Ese énfasis en la unidad hizo que este naciente Movimiento de los Focolares, en condiciones muy especiales, a fines de los cuarenta se expandiera por toda Italia, en la década siguiente por toda Europa y, más adelante, al terminar los sesenta, por todos los continentes del mundo.

Chiara no limitó a su Movimiento como si fuera de naturaleza puramente religiosa; su búsqueda constante estaba centrada en trasladar los valores y los principios que la guiaban a los más diversos ámbitos, entre ellos y muy especialmente, al de la vida pública.

MOVIMIENTO POLÍTICOS POR LA UNIDAD

Recordamos su encuentro con Igino Giordani, destacado pensador político, diputado de posguerra y fundador de la Democracia Cristiana en Italia, así como con el Primer Ministro Alcide De Gasperi, quienes se transformaron en sus amigos, en seguidores de sus consejos y sugerencias.

Ciertamente, ese ideal sobre la importancia de la unidad, trasciende todas las barreras y ha contribuido al desarrollo de ese espíritu unitario en la Europa de posguerra, que luego culminaría con la creación de la Unión Europea, donde el pensamiento social cristiano tuvo un rol absolutamente fundamental.

“En este momento de la vida política –subraya Stella Maris Orosco-, en el que tantísimas veces pareciera que sólo son noticia los disvalores, las ambiciones personales, los discursos vacíos de contenido, las actitudes personalistas que dejan atrás a los ideales y convicciones…. Consideramos valiosísimo destacar la importante tarea de los jóvenes en el marco de tan entusiasta participación, en el interés por las propuestas de cada partido, en su trabajo como voluntarios, en la militancia, en la tarea de los jóvenes candidatos, y muy especialmente en el transitar por el camino de la democracia, cuando no olvidamos que nuestro adversario, forma parte, junto a nosotros, de la misma sociedad, y que debemos compartir solidariamente el mismo destino de grandeza que todos anhelamos para nuestra Nación.”

“En este momento, en que parecieran ausente en la vida de los jóvenes, los modelos a seguir, queremos transmitirles el testimonio CHIARA LUBICH, Fundadora del Movimiento de Focolares y del Movimiento Políticos Por la Unidad (MPPU). El MPPU es un movimiento internacional de políticos de diversos partidos y tendencias congregados por el compromiso común de construir la unidad de la familia humana y alcanzar un orden internacional más justo y fraterno.

En 1996, Chiara Lubich, inspirado en su pensamiento y doctrina espiritual, funda el MPPU en Italia, del que forman parte políticos de distintos partidos, parlamentarios, funcionarios públicos y diplomáticos, jóvenes, estudiosos, ciudadanos activos, aunados por el deseo de construir, dentro de la fidelidad a su propia opción política, un proyecto que prioriza la unidad y la comunión entre las personas más allá de sus credos e ideologías.

Posteriormente, desde el año 2000, se funda sucesivamente en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. El MPPU propone escuelas de formación cívica y política, encuentros en las sedes parlamentarias, regionales o municipales, congresos y seminarios de estudio, grandes manifestaciones. Son lugares en donde confluyen praxis y pensamiento: la experiencia de quien trabaja por la fraternidad universal y la cultura de la unidad, lugares de diálogo profundo y abierto, en el que encuentran un espacio todos los pasos positivos dados por la humanidad, ya realizados o en camino.El testimonio de Chiara–quien ha recibido los más diversos premios internacionales a su vasta labor, laureas universitarias, ciudadanías “honoris causa” en Italia y en otros países- es hoy especialmente, un llamado a todos los jóvenes en su responsabilidad ciudadana de contribuir solidariamente al crecimiento integral de la sociedad, cuando nos decía: “La idea que he querido dejar es la de la fraternidad universal.”

TRAYECTORIA

Entre las numerosas actividades de esta valiosísima líder del Siglo XX y comienzos del Siglo XXI, destacamos que ha sido la fundadora del Movimiento de los Focolares, que cuenta con 140.000 miembros y con más de 2.000.000 de adherentes en 180 países del mundo.

Se trata de uno de los nuevos movimientos católicos que florecieron luego de la Segunda Guerra Mundial, que se afirmaron durante el pontificado de Juan Pablo II y que contribuyeron con importantes cambios en el seno de la Iglesia Católica, en el ámbito de las comunidades, de la fe en el mundo.
Cabe recordar que recibió importantes premios y reconocimientos.

Entre tantos, recibió el Premio UNESCO, 1996. Por la educación a la paz; el Premio Derechos Humanos, del Consejo de Europa, en 1998, y el Premio Templeton, Por el progreso de la religión, en 1977.

UNIDAD

La acción de Chiara Lubich contribuyó al progreso de la humanidad. Cabe destacar el apoyo y la ayuda a los más necesitados, actividad que la llevó a desarrollar una gran amistad con la Madre Teresa de Calcuta.

En el más amplio de los sentidos, la unidad , la creación de la Economía de Comunión, una nueva escuela económica -que hoy florece y se materializa en numerosos lugares del mundo-, y la influencia en el pensamiento y la acción política de los cristianos. Todo ello se expandió a través de la creación del Movimiento Político por la Unidad -precisamente de carácter político- a todo el mundo.

Continuaremos bregando –dice Orosco-, en nuestra lucha hacia la transformación social, transmitiendo el mensaje de Chiara Lubich: «La fraternidad es la vocación de todos, y por lo tanto, no puede dejar de serlo para los políticos. También ellos, están llamados a ponerla en práctica, a sentirse hermanos. Este es el primer deber incluso antes de dedicarse con pasión al propio partido, antes de la elección de distinguirse en diversas opciones.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?