JUAN PABLO II, EL PAPA DE LA FAMILIA Y DE LA VIDA. 3/11

3. La fuente de la oración.
Stanislaw Dziwisz
Según todo lo dicho, la principal actividad en la pastoral familiar es la oración. Como se puede leer en la Carta a la Familias, publicada en el Año de la Familia (1994), la oración será la constante dominante de la Iglesia en su preocupación por la familia. Se trata de rezar por la familia, de rezar en familia y, también, de la oración del sacerdote con la familia.
Muchos testigos de los tiempos en los que fue coadjutor en parroquias de Niegowici y Cracovia, cuentan cómo realizaba su trabajo con los monaguillos y con sus familias. Algo característico suyo era que no hacía diferencias de trato entre las familias, intelectuales o trabajadores manuales, mejor o peor situados económicamente en la vida, etc. Ante Dios todos somos iguales. Todos somos hijos de un mismo Padre. Todos somos hermanos.
Sus fuentes de inspiración en esas reuniones con familias y con monaguillos eran la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia sobre la familia. Sabemos cómo le gustaba citar y meditar textos del Génesis y del Himno sobre el Amor de San Pablo (1 Cor 13, 1-13). Fruto de esas meditaciones y de muchas conversaciones con la gente, surgió su libro Amor y responsabilidad. Muchos años después nos encontramos con el ciclo de catequesis de los miércoles bajo el título «Hombre y mujer los creo».
Entre los textos del Magisterio de la Iglesia más citados, tenemos la Constitución Apostólica «Gaudium el Spes» del Concilio Vaticano II y la Encíclica «Humanae vitae» del Papa Pablo VI. Como continuador de este Papa publicó sobre el tema la encíclica «Evangelium vitae», y la Exhortación Sinodal Familiaris consortio, la cual definió como «la Carta Magna del apostolado y de la pastoral familiar».
Karol Wojtyla aprovechó también sus cualidades literarias para hacer llegar al mayor número de gente la visión cristiana de la familia. Gracias a lo cual tenemos la posibilidad de leer obras como Ante la tienda del joyero. «Meditación sobre el sacramento del Matrimonio» o bien, La luz de la paternidad. Curiosidad que vale la pena tener en cuenta es que las dos obras vieron la luz, por primera vez, bajo pseudónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?