LE DIAGNOSTICARON CÁNCER DE LENGUA. HISTORIA REAL

Chiara Corbella falleció hace dos semanas dando su vida para que naciese su hijo Francesco
La italiana, de 28 años, se negó a recibir sesiones de quimioterapia. 
Chiara y su marido, Francesco, tuvieron dos hijos primero. Los dos murieron minutos después de nacer.
Chiara Corbella, una joven italiana de 28 años, lo dio todo por su hijo. Tanto es así que dio la vida por él. Cuando le diagnosticaron cáncer de lengua, estaba embarazada de cinco meses. Ella se negó a iniciar un tratamiento muy agresivo ya que no quería sacrificar la vida de su esperado bebé, al que llamarían Francesco. Quiso retrasar lo más posible sus sesiones de quimioterapia para que las radiaciones no afectaran al feto.
Su marido, Enrico, le apoyó en todo momento. “No quiero morir por Francesco, quiero dar mi vida Francesco”, dijo Chiara. Según los médicos el feto estaba perfectamente formado y era sano.
Francesco nació el 30 de mayo de 2011. Chiara inició la quimioterapia con cuatro meses de retraso. Esto hizo que su cuerpo fuera perdiendo fuerza y se debilitara cada vez más. Llego a perder la vista de su ojo derecho.
Chiara murió feliz, así lo dicen sus familiares. “Se sentía con fuerzas para ironizar sobre su muerte”. Sabía que iba a morir pero nunca dejo de luchar.
Y es que la historia de Chiara no se queda ahí. En 2010 la pareja supo que estaba esperando su primero hijo, era una niña y la llamarían María. Los médicos dijeron que su embarazo se estaba complicando y que probablemente su hija vendría con problemas de salud. Aún así, la pareja no se rindió y nunca se planteó abortar. Deseaban a esa niña y la cuidarían costase lo que costase.
María murió a la media hora de nacer habiendo sido bautizada. En una conferencia que dio Chiara refiriendose a su hija decía:“El momento en el que la he visto ha sido un momento que no olvidaré jamás. En ese momento he entendido que estábamos unidas en la vida aunque no pensaba en el hecho de que ella estaría poco con nosotros. Ella estaba unida a mí por la vida, porque era mi hija”.

Al poco tiempo supo que estaba embarazada por segunda vez. Sin embargo la historia se volvió a repetir ya que el feto venía con malformaciones. De nuevo, la pareja no se rindió y siguió adelante con el embarazo. El bebé nació, aunque a los pocos minutos su corazón se paró.
Por eso, Chiara deseó tanto la llegada del que sería su tercer hijo, Francesco. Le escribió una carta en su primer cumpleaños, en mayo de este año.En ella le decía: “Voy al cielo para ocuparme de María y David, tú quédate aquí con papá. Yo desde allí rezaré por vosotros. Eres especial y tienes una gran misión. El Señor te ha elegido y yo te mostraré el camino a seguir si abres tu corazón. Confía en mí, vale la pena. Mamá”.

El pasado 13 de junio murió, aunque Chiara había cumplido su misión.Una veintena de sacerdotes acompañaron al cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, quien presidió el funeral de Chiara. La calificó como “la segunda Gianna Beretta Molla”, una santa italiana que a mediados del pasado siglo también ofreció su vida por la salvación de su bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?