ORAR EN FAMILIA EN NAVIDAD: 25 DE DICIEMBRE “NAVIDAD”

25 DE DICIEMBRE
“NAVIDAD”
La familia se reúne ante el pesebre que se ha construido en un lugar digno de la casa.
Un lector (alguien de la familia) dice: Nos ha amanecido un día sagrado; venid naciones, adorad al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra.
Quien proclama el evangelio dice: Escuchemos el santo evangelio según san Juan (Jn 1, 1-18).
«En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Este estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció. Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos con-templado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: “Este es de quien dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, por-que existía antes que yo”. Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer».
Delante del belén se puede cantar un villancico (“Dime Niño”, “El tamborilero”, “Noche de Paz”…).
Un niño o el más joven pueden hacer esta oración: Jesús, te damos gracias porque has venido a nosotros, porque te has hecho hombre. Hemos adornado nuestra casa en tu honor. Ayúdanos a que siempre tengamos preparado nuestro corazón para recibirte.
Conclusión (Se concluye la oración)
Fuente: SUBCOMISION PARA LA FAMILIA Y DEFENSA DE LA VIDA
CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA.
El texto completo se puede encontrar en el siguiente enlace SAGRADA FAMILIA 2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te ha gustado este blog? Pues comparte lo bueno :)

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
× ¿Cómo puedo ayudarte?